domingo, 28 de abril de 2013

De "jugar" a "juzgar".

Yo juzgo. Y juzgo mucho, y muy rápido, y mal. Y como lo hago solo en mi cabeza, nadie lo sabe. Ni siquiera me paro a pensar nunca que estoy haciendo algo malo. Juzgo y luego olvido que lo he hecho. Es un acto reflejo.
De más pequeña jugaba. Mientras juegas no tienes tiempo de juzgar. Estás en otro mundo, lo bueno y lo malo es más relativo todavía.
Ahora, juzgar es el juego. Ahora veo a las personas y las juzgo.
Va por edades. A los mayores a los que más. Cada palabra que dicen ya es un detonante para clasificarlos de alguna manera. Cómo visten, los gestos que hacen, cómo me miran.
A los niños los juzgo menos. Juzgo sus actos, pero que hagan o digan algo malo, para mí no significa que sean malos. Son puros y fáciles de perdonar. Los niños que hablan usando expresiones de mayores, pierden su inocencia. Esos me suelen caer mal. Creo que yo era así.
A los adolescentes (se me hace raro usar esta palabra), los juzgo a todos de manera diferente. Somos todos tan diferentes unos de otros. Supongo que en realidad todas las personas somos muy diferentes unas de otras, pero desde mi perspectiva, los que menos nos parecemos entre nosotros somos los adolescentes (otra vez). A algunos los juzgo como a los adultos. Esos me caen mal. A algunos los juzgo como niños, suelen ser aquellos con los que no tengo mucha relación. A mis amigos intento juzgarlos poco. Y sobre todo, perdonarlos si creo que hacen algo mal. Pero eso me convierte en alguien muy injusto.
Cuando oigo que alguien quiere estudiar Derecho, me imagino que es una carrera muy aburrida, que no tiene miga, inútil y sin emoción. Pero, ¿qué estoy haciendo, yo, al juzgar? Soy una jueza dentro de mi mundo. Y en vez de condenar a alguien a cadena perpetua, decido que me cae mal. Y una vez decidido eso, todo lo que hace me parece mal.
Soy una mala persona.
Y si todos somos iguales, ¿a mí de pequeña se me perdonaba todo?, ¿qué piensa de mí la gente ahora?, y lo peor de todo: ¿cómo voy a ser de mayor y cómo me juzgarán los demás?

A lo mejor no debería pensar en esto. Tampoco suelo hacerlo a menudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario